Síguenos en Google+ Dale Me Gusta en Facebook Síguenos en Twitter

Entrevista a Carlos de Matteis.


Entrevista a Carlos de Matteis, director de escena y dueño de la sala Arte-Espacio Plot Point (http://www.plotpoint.es/)  de Madrid, con motivo del estreno del nuevo montaje de la compañía Plot Point: “La vida es bell@. Ama sin mirar a quien”, el miércoles 23 a las 21:00 (también estreno del "Teatro a la gorra") en la C/ Ercilla 29. Estará en cartel los miércoles a las 21:00 y los sábados a las 19:30.  

Pregunta.- Lo primero que quería preguntarte era que me explicaras un poco la sinopsis de la obra.
Es una pareja, con una buena relación, a la que le ocurre algo a uno de ellos, este es el plot point de la historia, es decir, en el momento que alguien se entera de esa noticia funesta y a partir de ahí la pareja se replantea cosas, cada personaje por su cuenta se replantea cosas en relación con lo que es la vida y demás. La obra es de mi hermano, Franklin Rodríguez, que vive en Uruguay, y tenemos esa costumbre de que yo le mando mis obras y él las toquetea; él me manda sus obras y yo las toqueteo. Con total libertad. Tenemos unas enorme sintonía espiritual, y cada uno es capaz de dirigir las obras del otro en el contexto que toca: él en Montevideo y yo aquí en Madrid. Cada uno con las circunstancias que les rodea. En esta obra en concreto en este contexto, encontré al posibilidad de ir más allá y hacerla con tres elencos.
Basándome en las palabras de Warren Buffet, que afirma que hay una guerra de clases y que la van ganándola los ricos, y lo que nosotros creemos es que usualmente el tema de la identidad sexual, la violencia machista o de género son sólo términos; y que realmente sólo existe una única violencia, que es la que indica Warren Buffet de los ricos contra los pobres. Entonces lo que quiero decir, es que nos hacen creer en la separación sexual, en que “si yo soy travesti y tú hetero no vas a comprender mi mundo”, y, primordialmente, esto se basa en la educación discriminatoria que recibimos y es el nudo de todos los problemas. Y esto vine a cuento de que cogemos una obra en la que el problema NO es el sexo o el género, de ahí que vayamos cambiando de elenco y tengamos una pareja lesbiana, otra homosexual y otra hetero; el problema es otro. El problema es “eso” que aparece en la obra, que destapa muchísimas cosas; y la idea es que con cada elenco la obra es profundamente distinta, sin cambiar absolutamente ninguna coma del texto o de la acción; que el problema es extrapolable sin tener en cuenta la sexualidad. Los problemas son otros.

Pregunta.- Entonces quedamos en que los problemas son extrapolables a cualquier ser humano.
Claro. Exacto.

Pregunta.- ¿La obra venía así escrita, con la idea de los tres elencos, o es una cuestión dramatúrgica?
No, no. Es una idea dramatúrgica que Franklin, el autor, permite. Yo encontré que en España en este momento era interesante el exponer esto, la fragmentación o división de los individuos. Una división que nos imponen desde los poderes, desde la educación básica que recibimos. Y que lo interesante radica en que esa división no es tal.

Pregunta.- ¿Cómo os enfrentáis a eso de tres parejas de actores diferentes? Cada pareja tiene los mismos medios, pero es distinta, ya que los actores lo son, ¿cómo llegáis a un buen puerto?
Tengo unos años, y siempre he querido dedicarme a esto; y aunque actuó en otra obra, lo que siempre me ha gustado es el estar detrás y manejar los hilos. Yo tenía la certera, al enfrentarme a “La vida es bella”, que no iba a ser difícil, y que iba a ser muy curioso y placentero para nosotros. Y fue así y más. Porque hay momentos en los que en una versión me rio, y creo que los espectadores ser reirán; pero luego en otra versión creo que se reirán en otro momento. Y en otra se emocionarán en otro momento. Y en otra pasarán otras cosas. Ensayábamos unos días con un elenco, otro con otro, dependiendo de los horarios. No ha sido difícil, para nada. Además, yo tenía experiencia en lo de travestir los personajes en otra obra, que recomiendo que vengan a ver, que es “Cuestiones con Ernesto Che Guevara”, que la tenemos aquí desde hace tres años y que está funcionando muy bien, a pesar de que empezó arrancando muy lenta; pero luego la gente vino, y empezaba a sacar su conclusión, impactados por hablar del Che Guevara.

Pregunta: Y, ¿vas buscando lo mismo con “La vida es bella”, que cause impacto en la gente que haya tres elencos, y que se consiga atraer gente a las tres versiones, ya que cambia obviamente de una a otra?
Te diría que sí. Es algo que me encontré en España y en Europa cuando llegué: las ayudas y subvenciones al arte. En esa época había dinero para las subvenciones, pero, claro, se daba dinero a todo, prácticamente; a obras de teatro o películas de cine que no causaban ningún impacto en el espectador. Es cuando decimos que "ahora no hay dinero" para las ayudas. Pienso que si lo hay. Si los bancos dan ganancias con el dinero de nuestros rescates es inadmisible que no haya dinero para pensiones, sanidad o educación y cultura. Y nunca está demás recordar que el IVA del fútbol y los toros es del 10% mientras que el del teatro y cine el 21%. Yo creo que debe haber ayuda al arte, no castigo como ahora; pero las ayudas deberían tener que ver, utópicamente, con los objetivos sociales de un proyecto, y no con los objetivos individuales. Con lo que la sociedad necesita en ese momento. Y los agentes sociales, deberían tener la posibilidad de decir: “esta sociedad en este momento necesita una revalorización de la ética”, por ejemplo; y, por lo tanto, vamos a invertir en las obras o películas que incentiven las reflexiones sobre la ética. Los agentes sociales, incluidos los artistas, deben con sus obras, hacer que la sociedad se enfrente a lo que necesita enfrentarse. Y yo, en ese caso, busco crear ese impacto.

Pregunta.- Ya una cuestión más referida a la sala: “por la gorra”. Hay que atraer al público y hay que hacer cosas como esta, ¿no?
Creemos que sí. Nosotros no tenemos la oportunidad de promocionarnos en casi ningún medio, no tenemos los kioscos de periódicos con nuestra cara, no hay actores de televisión. Entonces hay que atraer al público de la manera que sea. Todo lo que sea legal, vale. Y ofrecerles la experiencia de participar de un estreno a la gorra. El estreno es el miércoles, pero vamos a poner esto de la gorra todos los miércoles. Esto tiene coste para nosotros, pero, como dice Buffet, esto es una guerra y tenemos que ganarla y luchar por ello.

Pregunta.- Tú llevas trece años aquí, en Madrid, pero ¿la sala, la compañía cuánto lleva?
Respuesta.- Yo llevo trece años, sí. En 2003, estrenamos nuestro primer proyecto, que estuvo siete años en cartel, por bares por salas pequeñas y que ahora vamos a retomar. Después fuimos haciendo más y más proyectos, y todo el dinero que se conseguía se reinvertía en la sala y en la escuela. Y así fuimos creciendo poco a poco. Y, ahora, en este espectáculo de “La vida es bella” ocurre una cosa muy bonita: todos los actores han sido alumnos de la escuela. Es una alegría
ver a unos actores que estudiaron con nosotros, luego siguieron haciendo sus pinitos y ahora que están más maduros, les podemos convocar para hacer una obra con el elenco completo de ex-alumnos. Es muy bonito. Porque como escuela llevamos también unos doce años.

Pregunta.- Y la sala, ¿igual? ¿Cuándo abristeis este espacio?
La sala sobre 2003- 2004. Pero claro, tú vienes ahora y ves una cosa; pero en absoluto empezó así. Todo los ingresos se reinvertían en la sala, para ir mejorándola. Todo fue creciendo a la vez: la compañía, con la sala y con la escuela.

Muchas gracias a Carlos, por concederme la entrevista y a Diana por proveerme del material gráfico.
Santy Portela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada