Síguenos en Google+ Dale Me Gusta en Facebook Síguenos en Twitter

Miss Saigón, uno de los mejores espectáculos de la cartelera Londinense

Miss Saigón, uno de los mejores espectáculos de la cartelera Londinense

 



Una ciudad que nunca duerme, dispuesta a satisfacer los más sórdidos deseos de sus visitantes,  siempre y cuando haya un sustancioso talón por medio para firmar. Un modesto club de alterne, bautizado como Dreamland, convertido en parada rutinaria para cualquier soldado americano ávido de olvidar las imágenes de una decadente guerra en la que su bando está condenado a perder. Y una joven abandonada, obligada a vender su cuerpo como única vía de escape del espantoso destino que vio sufrir a sus propios padres cuando tan solo tenía diecisiete años. 

La trágica historia de Boublil y Schoenberg resurge en el Prince Edward de Londres, dando así punto y final a un largo silencio de más de veinte años, iniciado cuando la re versionada trama de Madama Butterfly bajó el telón por última vez en el emblemático Drury Lane de Covent Garden. Muchas cosas han pasado desde entonces; incluso para el teatro musical, que no ha dejado de evolucionar desde que los autores de Los Miserables le presentaron su nueva idea al productor de los mayores éxitos del West End, Cameron Mackintosh.  


Estaba claro que el nuevo montaje de uno de los grandes clásicos del teatro musical,  cuya trama gira alrededor del romance imposible entre un sargento estadounidense y una prostituta vietnamita, requeriría una visión fresca y actualizada; y en cierto modo, así ha sido.  Miss Saigón es sin duda uno de los espectáculos  más sorprendentes y memorables que actualmente pueblan la cartelera londinense. 



Con una impactante escenografía que no renuncia a las habituales técnicas teatrales de ambientación, esta nueva producción de Mackintosh supone un asombroso viaje visual a través de uno de los capítulos más polémicos de nuestra Historia más reciente. Acompañada de una brillante iluminación –que aunque a menudo clásica, ofrece momentos realmente mágicos dotados de una estética impecable-, esta nueva propuesta supera con creces el trabajo –aunque para la época, muy acertado- que John Napier realizó para el estreno mundial de la obra allá por 1989.

No ocurre lo mismo cuando nos remontamos a su elenco, quien no parece compartir el mismo entusiasmo y genialidad de sus compañeros de producción. Encabezado por la novel actriz Eva Noblezada -quien a pesar de defender el papel, carece del carisma que Lea Salonga demostró ante el público durante su estancia en el show-, el nuevo casting de Miss Saigón se aleja considerablemente del encanto y esplendor de sus predecesores, principalmente por un espíritu de trabajo en grupo notablemente disipado en los números corales. 


Las dos grandes excepciones las encarnan Jon Jon Briones -quien da vida al “Ingeniero”-, cuya brillante interpretación lo convierte automáticamente en el protagonista de cualquier escena en la que intervenga. De forma parecida, Carolyn Maitland –cover de Ellen- se posiciona como la otra gran estrella de la función, dada su asombrosa maestría a la hora de combinar una buena voz cantante con una increíble actuación, capaz de conectar inmediatamente con el público y hacerlo partícipe de los arduos sentimientos que vive su personaje. 


No obstante, está claro que Miss Saigón es un destino esencial para todo aquel que se considere amante de este género, incluso si tu mayor interés es ver el gigantesco helicóptero que sobrevuela el escenario del Prince Edward en mitad del segundo acto. Una vez más, Mackintosh nos ofrece un jugoso lote compuesto por sensacionales decorados, emotivas canciones y un argumento conmovedor; a fin de cuentas, ¿no es eso lo que uno espera en un gran musical?


Por Guillermo Názara Reverter / Twitter: @MrNazara / Sitio web: primerafilarevista.com

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario